Alimentos con Vitamina B1

La Vitamina B1 juega un gran rol ayudando al cuerpo a convertir los carbohidratos en la glucosa utilizada como energía. La vitamina B1 es a menudo etiquetada como tiamina. Esta importante vitamina ayuda al cuerpo a metabolizar las grasas y proteinas.
Uno de los resultados de tomar la vitamina B12 suficiente es disfrutar de un pelo, ojos y piel fuertes. También puedes contar con la vitamina B1 para impulsar tu sistema inmunitario y ayudarte a mantener las fuerzas en situaciones de estrés.

Signos de la falta de Vitamina B1

Los problemas en las dietas son responsables de las deficiencias de vitamina B1. Una deficiencia de vitamina B1 puede tener consecuencias muy graves.
Los síntomas más comunes de una deficiencia son las enfermedades cardiovasculares, el desarrollo muscular anormal, congestión pulmonar, problemas oculares, confusión general y dificultad para caminar. Un bebé de una madre lactante que es deficiente en la vitamina puede perder su voz.

Exceso de Vitamina B1

Hay varios problemas de salud asociados con el consumo en exceso de vitamina B1. Como la B1 es una vitamina soluble en agua, las cantidades en exceso suelen ser expulsadas del cuerpo de forma natural.
Sin embargo, puede experimentar malestar del estómago o irratación de la piel antes de que la vitamina sea eliminada del sistema.



La cantidad de vitamina B1 que debes tomar depende de la edad.

  • Los recién nacidos de menos de seis meses de edad deben tomar 0,2 miligramos.
  • Los bebés de hasta un año de edad deben tomar 0,3 miligramos.
  • Los niños de entre uno y tres deben tomar 0,5 miligramos.
  • Los niños de entre cuatro y ocho años deben tomar 0.6 miligramos.
  • Los niños de entre nueve y 14 deben tomar 0,9 miligramos.
  • Los adolescentes entre las edades de 14 y 18 años deben tomar 1,2 miligramos.
  • Los hombres adultos y mujeres mayores de 19 años deben tomar 1,2 miligramos.
  • Es importante tener en cuenta que las mujeres embarazadas y lactantes necesitan 1,4 miligramos diarios.

Los beneficios de la vitamina B1 se reconocieron por primera vez en público en 1884, cuando los médicos de la marina japonesa descubrieron que servir a los soldados alimentos que eran ricos en la vitamina cortaba la prevalencia de ciertos alimentos.